El fantasma de la abstención recorre el mundo. El desprestigio de las actuales democracias que se dicen representativas avanza imparable. Y en nuestro país el descrédito de la monarquía democrática es cada día mayor y traerá como cosecha mayores cotas de abstención. La polémica desatada en los movimientos sociales sobre la abstención como posible acto de desobediencia civil para protestar contra un sistema que no nos representa, nos ha llevado a algunos activistas a abrir este espacio para profundizar y, eventualmente, promover esta opción.